sábado, 7 de noviembre de 2015

Primer piso, otra vez.

Clara abre los ojos. Clara acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso, tras una larga noche con sus amigas en casa de Sara. Han fumado, han bebido, se han reído, han llorado y han acabado viendo una película. Es increíble todo lo que les ha pasado en una noche pero Clara, Clara aún no ha acabado. Muy a su pesar acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso.

Clara introduce la llave de la puerta del portal en la cerradura, una vez dentro gira hábilmente la llave, empuja hacia delante la puerta con el peso de su cuerpo y la abre. Pasa dentro frotándose los brazos por frío que hace fuera. La puerta se cierra lentamente justo detrás de ella, sí, lamentablemente la puerta se cierra justo detrás de ella. Algo parece pasar justo por detrás de la puerta, una sombra tal vez. Clara se gira rápidamente para ver que era, pero no ve nada y acaba por pensar que ha sido cosa del alcohol, el cansancio y, por qué no, la yerba que se había fumado en casa de Sara con sus amigas. Continúa a paso firme por las escaleras. No le puede dar al interruptor de la luz porque se encuentra justo arriba de las escaleras, a la izquierda del ascensor y a la derecha de las escaleras que llevan al primer piso. Está oscuro, muy oscuro. Clara sube poco a poco los escalones. En uno de ellos nota como si algo le cogiera el pie derecho y le impidiese avanzar. Clara piensa que se ha enganchado con algo y hace fuerza pero no consigue nada. Clara deja de pensar que se ha enganchado con algo cuando nota una aguda punzada en el tobillo del pie que tiene sujeto. Grita. Se mira el tobillo con la luz del móvil que acaba de sacarse del bolsillo, lo tiene sangrando. Quizá se haya cortado con algun trozo de escalón roto, no importa, se lo curará en casa como hace siempre. Llega hasta arriba y le da al interruptor de la luz, pero no va. Vuelve a intentarlo con el mismo resultado. Clara decide subir por el ascensor ya que no quiere subir a oscuras por las escaleras, aunque sea un piso. Abre la puerta del ascensor y se introduce. Aprieta el botón que conduce al primer piso el ascensor. Se cierran las puertas metálicas y el ascensor comienza a subir, pero el problema es que se pasa del primer piso. Eso es, sube hasta el segundo. Clara piensa que se ha debido de equivocar de botón dado que están uno encima del otro, el uno y el dos. Pero esa idea se descarta cuando el ascensor sigue subiendo hasta el tercer piso, cada vez más deprisa. Clara está asustada, comienza a darle a todos los botones, le da al botón de stop pero el ascensor sigue subiendo y subiendo. El cuarto, el quinto hasta que llega al sexto piso. Ahí el ascensor se detiene y Clara respira angustiada. Las puertas metálicas se abren y por el cristal de la puerta del ascensor Clara ve una cara y una mano pegadas al cristal. No puede contener el grito, aprieta de nuevo al número uno, las puertas metálicas se cierran y el ascensor comienza a bajar. Clara no puede pensar ahora mismo. Puede que esto sea causa de todo lo que ha tomado en casa de Sara, con sus amigas, pero es muy extraño. Llega al primer piso. Las puertas metálicas se abren, Clara abre la puerta del ascensor y corre hacia la puerta de su casa. Comieza a buscar las llaves en su bolso, pero no las encuentra. Entonces, recibe una llamada telefónica. Clara se asusta. Coge la llamada y lo único que puede oír es a su amiga Sara decir: "Clara, sal de ahí, no estás sola." Es lo único que puede oír antes de que una mujer que se desliza un palmo por encima del suelo corra hasta ella y la alcance provocando en Clara un grito desgarrador y el más intenso de los miedos. En ese momento, Clara abre los ojos....

Clara abre los ojos. Clara acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso, tras una larga noche con sus amigas en casa de Sara. Han fumado, han bebido, se han reído, han llorado y han acabado viendo una película. Es increíble todo lo que les ha pasado en una noche pero Clara, Clara aún no ha acabado. Muy a su pesar acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario