sábado, 7 de noviembre de 2015

Cuando te des por vencida.

Cuando te des por vencida.


Cuando te des por vencida piensa en todo lo que has perdido, piensa en todo  lo que has amado, en lo que odiaste algún día y en lo que anhelaste por culpa del maldito dinero. Recapacita, piensa en lo que podrías haber ganado…

Cuando cruces el camino que lleva de tu casa a la acera del frente, amarres la bolsa de basura con todas tus fuerzas y tires tus prejuicios al contenedor de orgánicos, al verde tu corazón hecho trizas y al azul tu precioso pelo acartonado, te darás cuenta de que pesa menos el alma, que puedes volar, que sientes una sensación que nunca antes habías sentido, y no por el olor a basura (que también) sino porque notarás que tu corazón late al ritmo que le corresponde. Cuando te des por vencida.

Cuando te aprendas mi nombre prometo yo aprenderme el tuyo, cuando te duermas cierra la ventana, por la noche entra la brisa; te despeina el pelo y desafina tus cuerdas, con lo bonito que suena tu voz cuando me susurras al oído…

Dicen que no podemos controlar todos nuestros actos, somos traicionados por nuestro subconsciente a todas horas, por eso será que te tengo miedo, que agacho la cabeza cuando te miro, que el valor que me sobra para escribirte, es el mismo que me falta para mirarte de frente.

Si yo fuera más bueno y otra fuera mi edad, te entregaría mi tiempo, pero el tiempo es oro, y a mí me hace falta el dinero. Como también me hace falta tu calor, tus abrazos, tu sonrisa, esa mirada perdida que lo dice todo y esas palabras que me bloquean en milésimas de segundos, dejándome sin palabras. Será culpa de tu corazón, de mi mente o del levante que ya no nos gana, quien sabe, ¿quien escribe nuestro guion?

Corazón único que ha traspasado la tela negra del mío, tan duro y marchito. Corazón que ha hecho que hoy te dedique estas palabras, a ti, porque sí, por pintar en mi frente la palabra esperanza y por ser tan culpable de todo. No olvides que te quise y te sigo esperando, 
cuando por fin guitarra, te des por vencida...

A ella, compañera.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario