domingo, 27 de diciembre de 2015

Troyano -Episodio 1: Un correo inesperado.-

 Allí sentado, Marc, estaba tedioso observando la pantalla de su ordenador; la misma que enviaba información fútil a sus retinas fotosensibles. Observaba el mundo desde ventanas que no daban al exterior sino desde ventanas que te mostraban la simulación de lo que hay fuera, más allá de esa pantalla, pero que no sirven como vía de escape para el cuerpo, aunque sí para la mente. Solo le faltaba que le cayera la baba de... ¡Vaya! Antes lo digo, antes se le cae. De acuerdo, no le faltaba nada para ser una máquina ignorante más, otro producto, un no-ser como cualquier otro, con el e-mail lleno de mensajes sin importancia de un tal Facebook. Visualízalo, está ahí mismo, podrías ser incluso tú mientras lees esto. Sentado, inerte, conduciendo un ratón que, más bien, parece que le conduce a él; a ese círculo del que no se puede salir ni más ni menos.

Observaba con detenimiento todo lo que ocurría en esas malditas ventanas. Fotos, vídeos, comentarios, era capaz de comunicarse con el resto del mundo sin necesidad de hablar. Con un simple "like" podía mostrar su conformidad con algún tema (ya fuera de política, de gustos gastronómicos, culturales o simplemente porque la mujer con algo de sobrepeso que se cae en el ideo le hacía gracia.) Pero a pesar de eso, podía comunicarse mediante el "xat" con toda clase de tipografías, emoticonos para mostrar sentimientos, que por otra parte una pantalla no puede transmitir, sustituyendo lo único que nos hace diferentes de las máquinas, el corazón. Eso es, yo lo sé, y tú ahora también los emoticonos son nuestra sentencia de muerte; con ellos las máquinas ya no nos necesitan. Pero, volviendo al tema principal... como he dicho el correo solía estar plagado de mensajes de Facebook. Pero esta vez no. Esta vez un correo de fuente codificada llega a la bandeja de entrada de Marc. Lo abrió. De asunto tenía la palabra "Proax" Nada más abrirlo se descarga un archivo. Lo intentó cancelar; sus manos inertes parecían cobrar vida y sus retinas, ahora, funcionaban más que nunca. La baba se había convertido en sudor, algo va mal. Quizá eso le obligue a mirar a través de ventanas de verdad y no de ventanas pixeladas. Era imposible pararlo; el archivo se había descargado. La pantalla comienzó a ponerse verde, con letras blancas que corren muy deprisa, en un idioma extraño. Marc intentó frenarlo con comandos del teclado al que golpeaba con fuerza. Pero fue imposible. De pronto la pantalla volvió a su estado original a la ventana en la que, Marc, tenía abierto el Facebook. Pero era extraño arriba del todo, donde solía estar el logotipo de Facebook, ahor había algo más: la palabra del correo; "Proax". Estaba claro, algo había pasado. Seguramente un troyano. Pero el ordenador ahora parecía funcionar mejor que nunca.,. Podía ver la gente que estaba viendo su perfil en ese momento, la gente en línea, la gente estaba publicando algo antes de haberlo publicado. Era muy raro. Marc decidió que al día siguiente llevaría su ordenador a formatear si el escáner de avast que había programado no detectaba ningún virus o malware. Y como de costumbre antes de irse a dormir echó una última mirada al timeline de Facebook. Allí vio, como de costubre, a Alejandro Serrano ChimPum (esto de "ChimPum" es lo típico que te pones cuando tu nombre ya está ocupado) publicando algo apoyando a un partido político de extrema derecha. La verdad es que Marc no era muy afín a esas ideoligias y a pesar de que no le importaba mucho la política estaba cansado de las publicaciones de Alejandro Serrano ChimPum, así que decidió eliminarle. Después de eso se fue a dormir.

A la mañana siguiente se despertó tarde a eso de la una y media, exactamente a la una y veintiocho. Lo primero, como de costumbre fue encender la pantalla del ordenador, que había estado trabajando toda la noche con el avast, sin éxito. Marc se tendría que gastar los cuartos en reparar el ordenador. Pero como era tarde decidió que iría pasadas las cinco de la tarde ya que la tienda de informática cerraba a las dos menos cuarto y en quince minutos no le daba tiempo a prepararse para salir. Por eso miró el Facebook, que seguía con la palabra "Proax" debajo de su logo.
Fue impactante. Todo el timeline estaba lleno de mensajes de cariño a Alejandro Serrano ChimPum y de ánimo a su familia. Al parecer lo habían hallado muerto en su casa.
"No puede ser" pensó Marc. No podía ser una coincidencia. Puede que lo que descargó la noche anterior en su ordenador fuese más que un simple malware.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Amistad

Amistad. Según la RAE (eso que a todos nos da asquito por aceptar tales "palabras" como "murciégalo", "cocreta", o "póney"; pero que se usa como referente lingüístico) la amistad se define como "afecto personal puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato".

Sin embargo, la amistad es mucho más que eso. La amistad se compone por una serie de actitudes, ayudas, preocupaciones que se le ofrecen a otra persona, simplemente porque esa persona te importa. Hasta aquí la definición y parte objetiva, ahora empiezo con las bestialidades y reflexiones  (obviamente, no podñia ser un texto mío si no tuviera eso).

Sobre todo, yo la destaco por lo que pueden llegar a significar esxs amigxs para ti. Hay personas que conoces y que pasan desapercibidas, sin mucho impacto. Hay gente que sí que toma una pequeña parte importante en tu vida (como puede ser pertenecer al mismo musical, o a la misma clase). Y luego hay gente que la conoces (da igual poco o mucho) y que es completamente necesaria en tu vida. Sobre todo me quiero centrar en aquella gente que en poco tiempo la conces y pasan a significar tantísimo en tu vida que no entiendes como puedes tener esa confianza en tan poco tiempo y que sea más importante que mucha gente que conoces desde hace años. 

En un momento dado, una persona pasa a ser una de las más importantes de tu vida. Intentas hacer todo lo posible para que sea feliz, verla siempre que puedes. ¡OJO! No me refiero a una persona que te guste (a esa persona quieres....... bueno, algo más). Hablo de una persona con la que prácticamente estás todo el día hablando, o hablas todos o casi todos los días. Esa persona que pasa por tu mente y enseguida es capaz de sacarte una sonrisa. Esa persona que te nota triste y lo primero que te dice es "¿a quién tengo que pegar?" o "a ver, ¿qué te pica ahora?" aunque lo sepa perfectamente. Esa persona capaz de leerte la mente o saber lo que vas a escribir en el siguiente WhatsApp que le mandes: "que ostia tienes" (hola Marta) o "te voy a bloquear como sigas con esos chistes" (hola Pepo), o un "me estresas eh" (hola Cris).
Me refiero a esa persona que pasa a formar parte de la familia que se elige. Esa gente que no tiras de tu vida ni aunque quieras, ni con agua caliente o aceite hirviendo (por cierto, ir viendo el próximo artículo jajajajajajajajajaja). Todos tenemos gente así en nuestra vida, y todos necesitamos tener ese punto de apoyo (queramos o no) porque siempre nos resulta una salida, un momento de evasión (en la granja (es rebelión, pero es mi artículo y lo destrozo como quiero, ¿vale?)). 

Queramos o no, esas personas cuidan de nosotrxs y vigilan que estemos bien. Y ya puede hacer meses que no sabemos nada de ellas, porque es cruzar dos palabras y que todo vuelva a ser consumismo. Consumismo chiste, consumisma bromas, consumismo motes  consumismo todo (sí, ya paro con las bromas,). Esas personas son parte de nuestra vida y lo serán siempre. Da igual lo que pase, los cabreos o discusiones que podamos tener y luego pasar días o meses sin hablarnos, porque cuando una de las personas habla a la otra, todo deja de importar. 

Pero tenemos un gran enemigo: el orgullo. Ese sentimiento imbécil, absurdo, y que lo único que hace es que nos hagamos daño sin más, solamente por no querer ceder en nada. Un sentimiento tan jodidamente absurdo en discusiones de buenos amigos, que puede hacer que una amistad deje de serlo para siempre por la riña más estúpida que se pueda tener. Orgullo, sí, pero en su justa medida. Todxs nos equivocamos y todxs tenemos que ceder cuando se trata de una amistad. No es una cosa baladí (para los de la LOGSE, "sin importancia") sino que una gran amistad como de las que os estoy hablando, puede ser de las cosas más maravillosas que se pueden tener. Cuidemos de ellas y no dejemos que nuestro orgullo destroce una "familia que se elige".

Claudio Vila Olivares.

martes, 8 de diciembre de 2015

Sous le ciel de París.

          Quien tiene un amigo tiene un tesoro, y yo tengo varios repartidos estratégicamente por ahí. Son pocos, pero cuando intervienen, me lían. Tuvo que venir de Roubaix una pequeña sinvergüenza (como yo llamo a Aurora) a abrirme los ojos, lo tenía delante pero no era capaz de verlo. 

          Tiene una virtud casi majestuosa, la de convertir las cosas que digo en maravillosas ideas, hablando el otro día...:

-Aurora, este verano estuve en Francia
-¿Y no viniste a verme? ¡Ya te vale!
-Estuve en Grenoble, con un amigo.
(Aquí hay un salto en el tiempo, nos pusimos ha hablar de cosas muy nacis...)
-Si vienes otra vez, tráeme algo de España
-Te dedicaré una canción, todo muy épico...
-Mejor una comparsa
-¿Como sabes eso?
-Soy tu mejor amiga
-UNA de mis mejores amigas...

          Parece un diálogo teatral, pero es que hablamos así, suele ocurrir entre dos personas que no votan al PP. Guardé en el disco duro aquella palabra: comparsa...comparsa...comparsa... Lo tenía, al fin podría darle un sentido a mi guitarra y a mi música, que en la banda, o no lo tiene, o no lo encuentro. También darle sentido a mi poesía, esa que uso tan poco pero que tanto me gusta. Y como no, dar rienda suelta al comparsista que llevo dentro, al carnavalero que se escondía en el armario cantando pasodobles en la intimidad y viendo finales hasta las 5 de la madrugada; viajando a Cádiz cada invierno, esperando una respuesta, cuando la respuesta resulta que la tenía en mi barrio, con mi gente, con mis voces y mis mejores amigos. 


            Y a ti, que a estas alturas aún no sabes de lo que hablo...A ti te digo que puede que ahora no entiendas nada, pero espera un poco, enseguida lo sabrás. Primero, hay que moldear esta locura desde el principio, adornarla de momento con unas pocas luces de navidad, mandando un guiño y un beso, al cielo de París.


Sergio Holguín

Sous le ciel de París.

martes, 24 de noviembre de 2015

Lo que él quiere.

Aquella noche, ella descubrió que no había servido de nada luchar contra alguien que no podía perder.
Aquella noche, ella intentó ganar y no lo logró. Intentó con todas sus fuerzas escapar, dejarle atrás, huir. Y no lo logró.

No lo logró porque a veces es inútil discutir, porque a veces hablas y te estampas una y otra vez contra una pared hasta acabar sangrando palabras que no van a llegar a ningún lado.
Porque él no te va a escuchar, porque es inútil hacerle entender, porque se ha cerrado en banda y no es capaz de comprender lo que está haciendo.
Y aunque quieras continuar luchando pr una causa perdida, el amor no tiene por qué ser una trinchera. En el amor no deberías luchar.
Pero es igual, él no va a dejar que luches,  porque él ya ha decidido.

Ha decidido lo que quiere y no va a servir nada de lo que intentes. No grites, no corras, no intentes discutir, no intentes hacerle entrar en razón, porque él ya sabe lo que quiere y nada podrá hacer que eso cambie.

Lo que quiere, es a tí.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Hay...

Hay un mundo dónde los árboles crecen sin que los talen sin dejar ni uno solo en pie. Allí sus raíces son órganos útiles y no más que simple desecho orgánico para alimentar un suelo estéril. Dónde las hojas verdes proporcionan oxígeno que respirar actuando de pulmón.
Hay un mundo donde el agua  es trasparente en todos sus estados, es inocua y está llena de lo que mismamente genera; vida. Allí el sol no mata ni quema solo da calor, luz y energía a todos los seres que ahí habitan. Dónde las agujeros no son más que hoyos en la tierra;  que es donde tienen que estar y no en el cielo.
Hay un mundo dónde el aire trasporta hojas secas y no gases tóxicos ni misiles, ni bombas, ni gritos. Allí la gente no llora, solo ríe. Dónde no hay guerras, ni males, ni sangre que corra fuera de ninguna vena.
Hay un mundo dónde los niños no mueren por culpa de los mayores, dónde no hay religión, ni política, ni dinero que haga daño a nadie, solo respeto. Allí todos y todas son iguales sin que las "a" mueran a manos de los "o"; sin que nadie muera, excepto cuando la naturaleza dicta. Dónde nadie es ilegal porque todos y todas saben que son habitantes del mismo sitio, del mismo mundo.
Hay un mundo así... pero tú y yo, tú y yo seguimos en la Tierra.

martes, 17 de noviembre de 2015

Me cago en el amor

El amor es una de las más crueles mentiras que sufre toda persona a lo largo de su vida. Todxs nos enamoramos de esa persona. Sí, esa que te acaba de venir a la cabeza. Esa persona que siempre te hace sonreir.

Sabes que estás enamoradx cuando ves a esa persona y te apetece estar con ella todo el día, y sabes que no te cansas ni te resulta pesada. Sabes que estás enamoradx cunado esa persona te saca una sonrisa, por lo menos una vez al día, y se esfuerza por ello. Esa persona que ves, a la que hablas, o que te dice algo bonito y hace que te caiga el alma a los pies, te derrite y te deja sin palabras. Ahí, amigx míx, estás coladx por esa persona. Llevas pensando en él/ella desde que has leído "esa persona que te acaba de venir a la cabeza". Ahora puede que pienses: "no estoy enamoradx. es un/a beun/a amigx solamente" o "solamente me gusta, pero nada más". ¡Ay, inocente alma de cántaro! Que mal se nos da mentir.

Cuando esa persona te viene a la cabeza, piensas en ella sin que venga a cuento, y cuando estás esperando que te hable para poder ser feliz, es cuando estás coladx. Y no nos engañemos, estás más enganchadx que un fumador a su paquete de tabaco. ¡Y ahí comienza el error!

Sí, porque todxs pensamos que es ideal. Incluso aunque no haya pasado nada, ni siquiera os hayáis besado o que haga mucho que no os véis, pero sabes que esa persona es especial para ti, más que un/a amigx, un/a confidente. Aquí, ya estás jodidx. Porque hay un sentimiento que no sabes definir, que te gustay que no quieres renunciar a él. Aquí ya tienes un problema. Porque no es que no vaya a ir bien, que puede que sí. Eso lo sentimos cada persona, y no hace falta explicarlo. El problema es cuando no lo va...

Una relación puede ser la cosa más bonita del mundo. Pero un desamor, que la persona que te gusta o de la que estás coladx y no sale de tu cabeza (la que tienes ahora en mente), eso duele más que una patada en el estómago después de comer. Esa muestra de indirerencia. Cuando te das cuenta que hagas lo que hagas esa persona no te ve, no se da cuenta. Busca una cosa, está con una persona que le trata como un trozo de carne, no le valora... y te duele verlo porque tu realmente harías lo que fuera por poder tratarla mejor y hacerle feliz en cada momento.

¡OJO! No estoy hablando de la FRIENDZONE (eso ya será otro artículo, cuando me consiga poner de acuerdo con Marta (Venga Marta, un besito)). Hablo de ese momento en el que ves que no se da cuenta de nada esa persona. que haces mucho y que no lo valora. Que eres un paño de lágrimas, una fábrica de risas, y no se da ni cuenta de lo que haces sólo por hablar con esa persona.

Y lo mejor de todo: ves que es mutuo, ves que le gustas y que puede haber algo. Ahí se te ilumina la cara y se te enciende una sonrisa impresionante. Y de repente PAM! ostión en toda la boca. La mejor frase es la misma que cuando te dejan: "no eres tú, soy yo" (Sí, soy yo que no aguanto una pseudo relación contigo).

Y lo peor de todo, si cabe, es cuando ves que le importas poco. Que dices algo que te ha costado mucho decir, por la vergüenza que da y por el miedo a perder a esa persona, y luego se va de tu lado, te comenta con todo el mundo y ves esas sonrisas y risas en sus caras cada vez que te miran. No solo se ha pasado los sentimientos por el arco del triunfo, sino que encima se mofa de lo que le has ido a confesar. Es asqueroso, es doloroso, y sobre todo, humillante. Ya no sabes cómo tratar a esa persona, no sabes qué hacer con ella ni cómo volver a actuar o a hablarle sabiendo lo que te ha hecho. Quieres tener esa relación que se tiene siempre, el seguir hablando con ella. Pero claro, retomar eso es difícil. Y más aún cuando te sientes tan humillado y tan desprotegido que no te atreves ni a decirle un triste "hola" por el miedo a que siga haciéndote daño o se vuelva a reír. Eso es lo que acojona de verdad.

Por eso, yo digo alto y claro, ¡ME CAGO EN EL AMOR!

#TodosSomosJustino

#TodosSomosJustino

Vale, vosotros ganáis. Iba a hacer un artículo llamado: ''Liberté, égalité, manipulé'', que (ahora que ya se ha enfriado un poco el tema) tocaba hablar de ello. Pero acabo de ver el anuncio de la lotería de navidad. Lo siento, no puedo resistirme a dedicarle unos párrafos a Justino, el tío del abuelo de UP!:

Justino trabaja en una fabrica de maniquíes (minipunto para el guionista) y se levanta todos los días a las 22:00 de la noche, mas o menos a la misma hora que las prostitutas y las chicas de myhyv (valga la redundancia) Lo que está claro es que el nota no vive en Valencia, porque si no, entre que coge el metro y hace transbordo con la EMT...¡Llega al trabajo a las 3!

Justino es un hombre que en vez de vigilar, (lo que se supone que hace un vigilante) se dedica a destrozar la tienda y a hablar con los maniquíes, a vestirles y bueno...esto no sale en el anuncio, pero las noches son muy malas y uno tiene unas necesidades básicas que cubrir...

Total, que el fenómeno acaba ganándose a los trabajadores por su dulzura y su timidez, ya que le acaban aplaudiendo las gracias. (Yo soy el jefe y a mí este no me dura ni dos días) Todos se apuntan en una lista para la lotería de navidad, menos él, que como es tonto, pues sigue en ese mundo tan suyo. 

El día del sorteo los compañeros de trabajo le han guardado el décimo de lotería, y todos a llorar y a brindar con cava. 

''Plas, plas, plas plas'' con dos testículos, ¡Si señor! He visto anuncios de detergente mas originales que esto. El del año pasado se salvó, os lo currasteis, los actores/actrices eran buenos. Si había que criticar para mal el anuncio, era por temas ético-morales. Pero el de este año...Tela.

Lo que habéis hecho es lo siguiente: Habéis CALCADO el anuncio del año pasado, solo que cambiando los escenarios y los personajes. Originalidad 100%

Pero bueno, los/las moralistas homogéneas/os se han emocionado con el vídeo, eso es lo que os va a dar fama, lo malo es que se les ha juntado con lo de París, y han tenido que ir al chino a por clinex, porque ya no daban abasto. Otro día hablaremos de la música en los spots, y de lo importantes que son los saxomofones, los viomolines y las tumababas...

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Un hombre hecho y derecho.

Un hombre hecho y derecho


El otro día, caminando por la Calle de La Paz, a la altura de la UME, (esa tienda de música donde para comprar unas baquetas tienes que pedir un crédito al banco), escuché a unos jovenzuelos cantar una canción de estas que cantan los rojos, que hablaba de la legalización de la marihuana, los muertos del capitalismo y los cumpleaños de Ana Mato. Y todo eso en valenciano, provocando…

Tuve que llamar a la policía para que se los llevaran, porque me estaban molestando, estamos en España y aquí se habla en español ¡COÑO! Cuando se llevaron a esos delincuentes, respiré tranquilo, entré a la tienda, me compré las baquetas (las mejores) y salí hacia la plaza del ayuntamiento, en busca de un StarBucks para tomarme el cafetito de las cuatro y media.

Me senté al lado de una chica guapísima, pues al lado de donde yo me suelo sentar, había dos maricones besándose, y eso a mí me da asco, casi le pido la hoja de reclamaciones al camarero.

Luego, me fui para la plaza de toros, a comprar dos entradas para el sábado, que le toca torear a José Tomás y eso no me lo pierdo por nada del mundo. Aunque ahora que lo pienso, el sábado había quedado para ir de caza… ¡Da igual!, ya iré el domingo después de misa.

Y por fin, llegó la hora de volver a casa, en metro…Media hora esperando en el andén al lado de un guitarrista con los pelos llenos de piojos (Seguro que era de Podemos), que para colmo pedía dinero… ¡Búscate un trabajo, perroflauta!

Por fin, a las 8 de la tarde llegué a casa…Mi mujer aún no me había hecho la cena, sabiendo que a mí me gusta acostarme pronto, que por las mañanas abren el bar a las 7 y hay que madrugar.

Soy un hombre hecho y derecho, con mucho dinero, el hombre que mi país necesita y como vengan otros a intentar cambiar mis costumbres, soy capaz de volver a gobernar otros cuatro años más.


¡Arriba España!

Feminismo y violencia de género

Buenos días queridxs lectorxs:

Me apetecía despejarme un poco después de tanto estudio y, por fin, me voy a atrever a escribir un artículo sobre el feminismo, que tan importante es en nuestra sociedad.

¡Me toca las narices el machismo de esta sociedad! Me toca las narices hasta el punto de que a cada una de aquellas personas que maltratan a una mujer y llegan a matarla les colgaría de los cojones, boca abajo, en la plaza del Ayuntamiento de la ciudad en la cual ha ocurrido. Estamos en pleno siglo XXI y no soy capaz de entender cómo puede continuar habiendo gente que maltrate y considere inferior a un género que al otro. Las víctimas, en su mayoría, suelen ser mujeres maltratadas por sus parejas, lo cual me parece lo más asqueroso que puede hacer cualquier ser humano en el mundo. A toda esa panda de HIJOS DE PUTA (perdón por las putas, pero no encuentro otra expresión para expresar mi asco), les digo desde el único sitio en el cual puedo hablar sin censura, que ojalá pensasen que lo mismo que ellos hacen se les puede volver en contra, y puede pasarles a su madre o a su hermana lo mismo que hacen ellos a otras mujeres. A ver si de esta manera lo pensaban dos veces antes de poner la mano encima a cualquier mujer.

Considero que en la sociedad en la cual vivimos la educación es lo más importante, y hay que educar desde pequeños a lxs niñxs para que sepan que hombre y mujer son, han sido y serán siempre iguales en derechos, deberes y en todo; independientemente de lo que pueda decir cualquier tipo de institución, gobierno, país o quién sea. Queridxs lectorxs, creo que una de las cosas más importantes en cuanto a Nuevo Movimiento Social desde los años 60 hasta la actualidad es el Movimiento Feminista. La igualdad ha de ser el pilar clave en una sociedad, y si las personas mayores no mostramos el ejemplo, no educamos en la equidad y no somos capaces de decir claramente que mujeres y hombres son iguales, las sociedades futuras serán más machistas.

Hace poco, leí una frase en una red social que decía "el machismo español mata más que ETA". Me llegó al alma. Me puse a pensar en todas las mujeres que murieron el año pasado por maltrato de género, y me dio asco (77 mujeres si mal no recuerdo). Me da asco que aún haya gente que se atreva a decir que, y cito textualmente lo que he oído por la calle: "las mujeres con esto del feminismo quieren ser mejores que los hombres, cuando sin nosotros no podría haber comido la familia". Pues bien, imbéciles que pensáis de esa manera (sí, IMBÉCILES, si leyeseis un poco os daríais cuenta de por qué) os digo que si no hubiese sido por la represión que las mujeres han recibido en todos los ámbitos de la sociedad, como puede ser el trabajo (techo de cristal aún a día de hoy existente), como en cuanto a que no podían votar y si no se les hubiese tratado como seres humanos inferiores, llegando a tratarlas como objetos, habríamos visto hace mucho tiempo que son igual de capaces que los hombres de hacer las mismas tareas, los mismos trabajos, y todo igual (de bien y de mal). Es muy fácil decir: "no, si las mujeres se han dedicado a las labores domésticas es porque se les daba mejor". ¡MENTIRA! Se dedicaban a esas labores porque no se les dejaba hacer otras cosas y hoy en día, cuando se ha visto que esas labores son importantes en la sociedad, han sido masculinizadas (cocina, enseñanza superior, medicina y un largo etc.). Pero no, aún hay gente con los santos cojones, incluso en el gobierno, que se atreve a decir frases tan..... no sé ni cómo expresarlo, como esta: "Las leyes son como las mujeres, están para violarlas" (Frase de José Manuel Castelao, expresidente del Consejo General de la Ciudadanía en el Exterior). ¡ME DA ASCO!

La pregunta clave es: ¿qué podemos hacer frente a esto? Pues bien, no es fácil. En mi opinión, y es mi humilde opinión, la clave está en la educación. Eduquemos a nuestrxs hijxs, primxs pequeñxs, etc. en la igualdad. Eduquemos a que cuando oigamos un comentario machista no sea permitido (por ejemplo: mujer tenías que ser y gilipolleces de ese estilo) y fomentemos que todas las personas respetemos los principios básicos de IGUALDAD Y LIBERTAD. Ayudemos a que haya un cambio social importante, que el Movimiento Feminista deje de tener trabas y que pueda avanzar a pasos de gigante y que realmente podamos decir en un futuro lo que dice la Constitución: Todas las personas son libres e IGUALES ante la ley. Espero vivir un futuro que implique que deje de existir violencia de género, que haya una paridad y una igualdad en todos los sectores globales y, por encima de todo, espero poder participar para que esto se lleve a cabo.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Primer piso, otra vez.

Clara abre los ojos. Clara acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso, tras una larga noche con sus amigas en casa de Sara. Han fumado, han bebido, se han reído, han llorado y han acabado viendo una película. Es increíble todo lo que les ha pasado en una noche pero Clara, Clara aún no ha acabado. Muy a su pesar acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso.

Clara introduce la llave de la puerta del portal en la cerradura, una vez dentro gira hábilmente la llave, empuja hacia delante la puerta con el peso de su cuerpo y la abre. Pasa dentro frotándose los brazos por frío que hace fuera. La puerta se cierra lentamente justo detrás de ella, sí, lamentablemente la puerta se cierra justo detrás de ella. Algo parece pasar justo por detrás de la puerta, una sombra tal vez. Clara se gira rápidamente para ver que era, pero no ve nada y acaba por pensar que ha sido cosa del alcohol, el cansancio y, por qué no, la yerba que se había fumado en casa de Sara con sus amigas. Continúa a paso firme por las escaleras. No le puede dar al interruptor de la luz porque se encuentra justo arriba de las escaleras, a la izquierda del ascensor y a la derecha de las escaleras que llevan al primer piso. Está oscuro, muy oscuro. Clara sube poco a poco los escalones. En uno de ellos nota como si algo le cogiera el pie derecho y le impidiese avanzar. Clara piensa que se ha enganchado con algo y hace fuerza pero no consigue nada. Clara deja de pensar que se ha enganchado con algo cuando nota una aguda punzada en el tobillo del pie que tiene sujeto. Grita. Se mira el tobillo con la luz del móvil que acaba de sacarse del bolsillo, lo tiene sangrando. Quizá se haya cortado con algun trozo de escalón roto, no importa, se lo curará en casa como hace siempre. Llega hasta arriba y le da al interruptor de la luz, pero no va. Vuelve a intentarlo con el mismo resultado. Clara decide subir por el ascensor ya que no quiere subir a oscuras por las escaleras, aunque sea un piso. Abre la puerta del ascensor y se introduce. Aprieta el botón que conduce al primer piso el ascensor. Se cierran las puertas metálicas y el ascensor comienza a subir, pero el problema es que se pasa del primer piso. Eso es, sube hasta el segundo. Clara piensa que se ha debido de equivocar de botón dado que están uno encima del otro, el uno y el dos. Pero esa idea se descarta cuando el ascensor sigue subiendo hasta el tercer piso, cada vez más deprisa. Clara está asustada, comienza a darle a todos los botones, le da al botón de stop pero el ascensor sigue subiendo y subiendo. El cuarto, el quinto hasta que llega al sexto piso. Ahí el ascensor se detiene y Clara respira angustiada. Las puertas metálicas se abren y por el cristal de la puerta del ascensor Clara ve una cara y una mano pegadas al cristal. No puede contener el grito, aprieta de nuevo al número uno, las puertas metálicas se cierran y el ascensor comienza a bajar. Clara no puede pensar ahora mismo. Puede que esto sea causa de todo lo que ha tomado en casa de Sara, con sus amigas, pero es muy extraño. Llega al primer piso. Las puertas metálicas se abren, Clara abre la puerta del ascensor y corre hacia la puerta de su casa. Comieza a buscar las llaves en su bolso, pero no las encuentra. Entonces, recibe una llamada telefónica. Clara se asusta. Coge la llamada y lo único que puede oír es a su amiga Sara decir: "Clara, sal de ahí, no estás sola." Es lo único que puede oír antes de que una mujer que se desliza un palmo por encima del suelo corra hasta ella y la alcance provocando en Clara un grito desgarrador y el más intenso de los miedos. En ese momento, Clara abre los ojos....

Clara abre los ojos. Clara acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso, tras una larga noche con sus amigas en casa de Sara. Han fumado, han bebido, se han reído, han llorado y han acabado viendo una película. Es increíble todo lo que les ha pasado en una noche pero Clara, Clara aún no ha acabado. Muy a su pesar acaba de llegar al portal de su bloque, en el que se encuentra su vivienda en el primer piso.

Cuando te des por vencida.

Cuando te des por vencida.


Cuando te des por vencida piensa en todo lo que has perdido, piensa en todo  lo que has amado, en lo que odiaste algún día y en lo que anhelaste por culpa del maldito dinero. Recapacita, piensa en lo que podrías haber ganado…

Cuando cruces el camino que lleva de tu casa a la acera del frente, amarres la bolsa de basura con todas tus fuerzas y tires tus prejuicios al contenedor de orgánicos, al verde tu corazón hecho trizas y al azul tu precioso pelo acartonado, te darás cuenta de que pesa menos el alma, que puedes volar, que sientes una sensación que nunca antes habías sentido, y no por el olor a basura (que también) sino porque notarás que tu corazón late al ritmo que le corresponde. Cuando te des por vencida.

Cuando te aprendas mi nombre prometo yo aprenderme el tuyo, cuando te duermas cierra la ventana, por la noche entra la brisa; te despeina el pelo y desafina tus cuerdas, con lo bonito que suena tu voz cuando me susurras al oído…

Dicen que no podemos controlar todos nuestros actos, somos traicionados por nuestro subconsciente a todas horas, por eso será que te tengo miedo, que agacho la cabeza cuando te miro, que el valor que me sobra para escribirte, es el mismo que me falta para mirarte de frente.

Si yo fuera más bueno y otra fuera mi edad, te entregaría mi tiempo, pero el tiempo es oro, y a mí me hace falta el dinero. Como también me hace falta tu calor, tus abrazos, tu sonrisa, esa mirada perdida que lo dice todo y esas palabras que me bloquean en milésimas de segundos, dejándome sin palabras. Será culpa de tu corazón, de mi mente o del levante que ya no nos gana, quien sabe, ¿quien escribe nuestro guion?

Corazón único que ha traspasado la tela negra del mío, tan duro y marchito. Corazón que ha hecho que hoy te dedique estas palabras, a ti, porque sí, por pintar en mi frente la palabra esperanza y por ser tan culpable de todo. No olvides que te quise y te sigo esperando, 
cuando por fin guitarra, te des por vencida...

A ella, compañera.  

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Por ahí no, Carrasco.

POR AHÍ NO, CARRASCO. 

Hola, don Manuel, no me conoce de nada, pero no pasa nada, el problema aquí es que yo le conozco demasiado. Voy a sincerarme, esto no tenía nada que ver con usted, pero como comprenderá, si llego a poner de título: ''por ahí no, Jesus Vázquez'' se hubiera malinterpretado, yatusaeh...

Yo no sé si es que a La Voz le ha dado por el flamenco, o que no sabemos cantar otra cosa. Lo que sí sé es que el chaval ganador, cantar, lo que se dice cantar...

Pero bueno, vale, supongamos que soy yo, que tengo el ''radar'' averiado...El nota llega a la final y ¿Que hace? ¡Canta un pasodoble de carnaval! (Con dos cojones) No me atrevo a decir carnaval de Cádiz, porque el niño tenía una cara de vivir en La Moraleja que no podía con ella...

¿Sabes lo que pasa? Si hubieras cantando (sí, a ti te hablo, chavalín) el pasodoble bien, sin destrozarlo, a lo mejor te hubiera comprado, pero entre esos gorgoritos pitingueros y el público diciendo ''oooleee'' al final de cada verso, de lo único que me dieron ganas fue de tirarte el mando a la cabeza, a ti y al Carrasco.

Y a usted, don Manuel, ya le vale, que va de carnavalero y gadita, pero canta el mismo en todos los conciertos y tiene el sentido del ritmo en el trasero...

Y ahora encima le quieren nombrar pregonero, tendrá que renovar el repertorio, porque si usted se presenta en San Antonio cantando coplas de los años 90, va a durar menos que una aspirina en un after, y si no que le pregunten a la Niña Pastori...

Kichi, haz algo, por tutatis, que los de telecinco vieron negocio en el pasodoble y no te extrañe que a la próxima edición de La Voz se presente Martinez Ares o el Carlos Mera (chiste interno, no preguntéis). 

Vale, solo quería decir esto, a partir de ahora publicaré cosas bonitas y unicornios, pero este ''zas en toda la boca'' lo tenía que dar, si no, no dormía bien esta noche. 

Por cierto, Manu, picha, vete aprendiendo esta ;)





martes, 3 de noviembre de 2015

Vacío

Ella le miró.
Estaba sentada en el sofá de la casa de él, él le había hecho la cena y allí estaban, cenando mientras veían la tele y hablaban de cosas absolutamente banales. Pero a ella le gustaba, le gustaba sentirse cómoda y hablar de cualquier cosa, le gustaba no tener presión.
Miró su tenedor, siempre había comido muy lento, toda su vida habían tenido que esperarla, pero ya no le importaba, era parte de su forma de ser.
Así que le miró. Le miró y en ese momento deseó poder decirle cuánto le gustaba. Le vió sonreír y no pudo evitar contagiarse de alegría. Esa alegría tonta e infantil que te viene cada vez que alguien te hace sentir algo, esas ganas de darle un abrazo y un beso sin motivo alguno, sólo por puro impulso.
Le miró y no pudo evitar desear decirle absolutamente todo lo que le estaba haciendo sentir y pensar, todo lo que le gustaba. Deseaba poder demostrarle todo lo que era, todo lo que podían hacer juntos. Deseaba poder hablar sin tapujos de todo lo que podían ser, sin miedo. Sintió que su pecho se hinchaba, su respiración se hacía más difícil y tuvo que luchar contra sí misma para no decirlo todo de golpe y sin previo aviso.
Y todo esto pasó en una fracción de tiempo de pocos segundos, que él no vió.
Cerró la boca y miró la tele. Recordó que por muy fan de Shakespeare que seas, Romeo, Julieta, Hamlet y Ofelia, siempre serán literatura.
Por muy fan de Disney que seas, las princesas y los príncipes no se enamoran en dos citas.
Por muy romántica que seas, a veces tienes que callarte para no estropear las cosas.
Aquella noche tuvieron sexo, y aunque para ella tuvo todo el significado que no había tenido en mucho tiempo, se marchó a casa sin tener la menor idea de lo que había sido para él.

lunes, 2 de noviembre de 2015

El café de medianoche.

Es de noche.

Son las once, las once y cincuenta y ocho minutos.

Ella se sienta en su butaca roja. Nunca se planteó por qué roja; quizá el color rojo fue su favorito en la infancia o quizá le recordaba al color de los labios de su madre o a los ojos de su padre. Rojo, algo tan banal como una butaca era capaz de tener tanto contenido emocional dentro... Y sin embargo ella no tiene ninguno; es nulo. No siente nada en este momento. Solo puede  sentir su corazón latir en su pecho, se nota más viva que nunca.
El terciopelo de la butaca la hace cómoda, es agradable al tacto, es suave. La toca, disfrutando del tacto, puede que eso se lo único que la hace sentir ahora, el terciopelo de la butaca roja.

Fuera hace un frío increíble. Está nevando. Probablemente las otras casas estén llenas de familias celebrando este gran día. Seguramente estarán cantando , riendo y disfrutando de la noche. Estarán disfrutando del calor de la familia. Pero ella, ella solo recibe calor del fuego de la chimenea que arde intensamente quemando la leña que le da la vida y que sabe que cuando la consuma, se consumirá él también en la nada, y volverá el frío; pero él arde, arde y no para. Sin embargo ella sí para. Expira el aire que había inhalado mientras tocaba el terciopelo para que ahora que ya no lo puede utilizar más, lo aproveche el fuego para seguir consumiendo la llama que le da la vida.

Son las once, las once y cincuenta y nueve minutos.

Ella dirige su mirada hacia el espejo que hay justo enfrente de ella, pero no ve nada, nada más allá de la butaca roja de terciopelo, vacía.

No importa, porque ella disfruta del silencio que proporciona la soledad que trae amargura y tristeza a su alma, aunque pensándolo bien, puede que ella ya no tenga de eso. Exacto, puede que no tenga alma, y es consciente de ello. Pero a pesar de todo, ella sigue disfrutando de ese silencio que le trae sosiego.

Huele el café, está justo a su lado. Huele maravillosamente bien. Le apetece bebérselo. Está caliente y y tiene un color exquisito.  Piensa que el café tiene un color similar al color del cielo esa misma noche.  Toma el café con sus manos y lo huele un poco más de cerca. Sus manos ahora están calientes debido al café. Se lo acerca poco a poco a la boca, poco a poco mientras escucha las agujas del reloj estremecerse estrepitosamente hacia las doce en punto y mientras oye la cuerda crujir justo encima suya.

Son las doce, las doce en punto, justo medianoche.

Ella introduce el café en sus labios y a pesar de que arde, lo traga de un sorbo. Dirige su mirada a su marido que está colgado por el cuello de la cuerda que cruje. Luego se vuelve a mirar en el espejo siguiendo sin poder ver nada. Se arrodilla delante del fuego y cae muerta encima de él. La casa comienza a arder. Las risas del vecindario rebotan por todas las calles, mientras la casa arde. Finalmente, el fuego ha conseguido encontrar una salida para seguir viviendo más tiempo; ella no.







martes, 20 de octubre de 2015

El Pensamiento Lateral

Pensamiento lateral

Por Sergio Holguín

Esta tarde volviendo del instituto me he parado a pensar, en todas aquellas idioteces que hacemos al cabo del día y de las que no nos damos cuenta. El pensamiento lateral, no es aquel que utiliza Jordi Alba ni Pedro López, aclaración importante por si está leyendo esto el alcalde de Tordesillas.  El pensamiento lateral consiste en mirar la realidad desde otro punto de vista, por ejemplo: Todos sabemos que la palabra ‘’Sebilla’’ esta mal escrita, pero muy poca gente se habrá fijado en que ‘’esta’’ está sin acento. Ese es el pensamiento lateral, la capacidad para poder fijarse en otras cosas que los demás pasamos por alto.
Bien, eran las 17:30 cuando cruzando la puerta de mi instituto, he recibido una llamada de un número oculto, la cual he contestado:

-Sí, ¿dígame?

-Hola buenas tardes, ¿es usted el propietario de este celular?

-No, justo ahora me habías pillado robándolo, dígame.

-Bueno, no se me arremoline, le llamo de Jazztel…

-¡No, por favor! ¡No tengo dinero, no le hagan daño a mis seres queridos!

-……

Esta vez no he picado, he sido más rápido que ellos, menuda panda de extorsionadores…47€ al mes por una cobertura ‘’buenísima’’ que se esfuma cuando entras en Alboraia Peris-Aragó…

En fin, que me voy del tema… ¿Qué le dice un volkswagen a otro cuando se enfadan? –Eh tío, menos humos.

¿A qué venía lo del pensamiento lateral? Ah, sí, se me olvidaba. Saliendo de clase he visto a un hipster conectado a un iphone, conectado a un ipad, conectado a su vez a unos auriculares, conectado todo a su cerebro. He visto a un profesor trabajando, a un jardinero pisando el césped, a un anciano cantando por Justin Bieber, el metro llegando a su hora, a un cani con un libro en la mano, a un perro con correa…

En ese mismo momento, se me ocurrían dos explicaciones:

1.-La mierda esta que me ha dado el moro es muy buena.

2.-Estamos en carnaval y yo aún no lo sabía.

He descartado la primera, porque yo no fumo, así que me he pintado dos coloretes y me he puesto a cantar por tanguillos. El momento cumbre ha sido cuando le he preguntado a un señor muy brillante:

-Oiga, ¿De qué va usted disfrazado? ¿De capitán américa?

-Policía Local, ponga las manos contra la pared.


Ese es el pensamiento lateral, cuando el policía te deja marchar porque vuestros equipos y jugadores favoritos son los mismos: El Levante y Pedro López.